Las lecciones de Larry Page para la industria fintech peruana

Las fintech se están expandiendo en todo el mundo y también en el mercado peruano. Es que apoyadas en la tecnología estás startups expanden el alcance de sus soluciones financieras, sean dirigidas a personas o a empresas. Esto se ve reflejado en la información publicada por la Asociación Peruana de Capital Semilla (Pecap), que revela que, el año pasado, el 56 % de las inversiones en capital semilla en el país se dirigieron a startups de la industria fintech. ¿Pero cómo lograr una fintech exitosa, incluso en medio de una crisis como la actual?

Al respecto, Andree García Valdivia, Gerente de Planeamiento Digital de Leasein, fintech peruana que está expandiendo el alquiler y leasing de laptops para empresas medianas y pequeñas, indica que una estrategia que nunca se debe dejar de lado es aprender de los casos de éxito, sobre todo de empresas o financieras o tecnológicas. “Por ejemplo, si uno revisa la biografía de Larry Page podrá aprender varias lecciones para aplicar a su startup”, comenta el ejecutivo.

Resulta entonces relevante revisar algunas de las claves que le funcionaron a Larry Page, la mente maestra detrás de Google, cuya historia comienza en 1995 cuando decidió abordar para su tesis doctoral el proyecto de organizar páginas web y que, posteriormente, sacaría adelante con Sergey Brin, su compañero de universidad. Así, esta dupla trabajaría sin descanso y con su invento pasarían a la historia.

Primera lección: Complementa tu conocimiento

Bien decía John C. Maxwell, en su libro El poder de su liderazgo: Haga la diferencia con otros, “Los buenos socios marcan una diferencia en nosotros”. Esto le sucedió a Larry Page, quien sabía que organizar toda la información de internet no sería sencillo, por ello aceptó la ayuda de Larry Brin, un compañero de ascendencia rusa que destacaba en las matemáticas. Gracias a él construyeron un algoritmo que les permitía reconocer en base a los links la relevancia de una página web.

No todos los emprendedores son especialistas en ingeniería o programación, ni tienen que serlo, pues para ello pueden reclutar o asociar ese talento. Poco se aplica en el Perú, pero en plazas tecnológicas más desarrolladas es usual incorporar en el capital a todos aquellos talentos matemáticos o de ingeniería que participan en los desarrollos iniciales con su tiempo.

Segunda lección: No necesitas inventar, solo innovar

De acuerdo con el especialista en fintech, Toms Nipart, el secreto de estas reside en la capacidad de mejorar una solución o servicio ya existente. Esto sucedió con la empresa de Page. En los años noventa, los buscadores eran lentos y estaban orientados a especialistas en informática. Ya que era difícil navegar por internet la mayoría de personas no estaba interesada en esta tecnología. Page puso fin a esta problemática presentando un software que organizaba toda la información de internet y la hiciera universalmente accesible y útil. Del mismo modo, una fintech debe identificar aquellos servicios que no satisfagan por completo al usuario y mejorarlos, ya que tienen las herramientas tecnológicas para hacerlo posible.

Tercera lección: Estimula la creatividad de tus colaboradores

Un estudio de Steelcase y Microsoft publicado el 2016, determinó que la productividad de los trabajadores se correlaciona con su creatividad, algo que muchos años antes Page tuvo en cuenta. Desde su primera oficina, un pequeño garaje en California, consideró vital estimular la creatividad de sus colaboradores. Es así como una mesa de ping pong, dos pelotas de goma y una alfombra de azul intenso pasaron a formar parte del material de oficina. Gracias a esta filosofía ideas como Gmail salieron a la luz.

Esta estrategia es perfectamente aplicable a las fintech ya que cada vez se requieren nuevas soluciones por el constante cambio de las tendencias del mercado digital. Estas nuevas ideas pueden salir a la luz impulsando la creatividad de la empresa a través de brindar espacios interactivos y dinámicos que permitan desarrollar nuevas habilidades en los colaboradores. Una oportunidad para fomentar valor desde el talento.

“La industria fintech está en expansión, pero no deja de ser altamente competitiva, por lo que debemos fortalecer las estrategias de gestión, y qué mejor que aprender de aquellas recetas que han funcionado”, concluye García Valdivia, de Leasein.

Afíliate aquí